¿Para qué sirven las marcas?

Las marcas crean confianza y apego emocional en los consumidores. Por lo tanto, las marcas fomentan una relación entre los consumidores y los productos, relación que resiste a las guerras de precios, transciende las ofertas de nuevos competidores e incluso superan los (inusuales) defectos en el producto o la calidad del servicio.

La percepción lo es todo. Muchas personas piensan que el logo es la marca, pero en realidad, el logo es sólo una representación de la marca. Tu marca no representa cómo te ves o qué dices, ni siquiera lo que vendes. Tu marca es lo que la gente cree que tú simbolizas. Por ejemplo:

·          Nescafé vende café y simboliza inspiración cotidiana.

·          Apple vende computadoras pero representa el pensar diferente.

·          Coca-Cola vende refrescos, pero es percibida como una empresa original que induce a vivir mejor la vida.

Tu marca vive dentro de la mente de los consumidores, así que el crear una marca es el proceso de desarrollar creencias y percepciones en los consumidores que sean precisas y acordes con lo que quieres que sea tu marca.

Conforme vayas desarrollando tu identidad, conquistando posiciones y lealtad dentro de tu nicho de mercado, con el tiempo obtendrás los siguientes beneficios.

Ventas más simples

Las marcas son un gran negocio hoy en día porque hacen que las ventas sean más fáciles de hacer en persona y a distancia. La gente prefiere comprarle a empresas en las cuales creen conocer y confiar, así como también marcas que proponen esa misma certidumbre.

Ya sea que vendas productos a los consumidores, opciones de inversión a los accionistas, oportunidades de trabajo a los postulantes o ideas a los miembros de un colectivo, una marca facilita las cosas al dar a conocer tu única y significante “promesa” antes incluso de haber presentado tu proposición de ventas.

Cuando la gente está enterada de tu marca, están conscientes de las características positivas que representa. Desde mucho antes están preparados para hacer una compra, sienten que conocen quién eres y que valor distintivo pueden obtener contigo. Como resultado, cuando llega el momento de hacer una venta, los propietarios de una marca pueden concentrarse en los deseos y necesidades del consumidor, en lugar de consumir el valioso tiempo del cliente tratando de explicarle las ventajas de la empresa.

Sin una marca, tendrías que recomendar tus servicios o productos a los clientes individualmente cada vez que hagas una venta. Mientras las marcas cierran transacciones, quien carece de una se encuentra aún presentándose a sí mismo.

Imagina que vas a comprar una nueva computadora y encuentras una con el logo de una marca conocida. Es probable que tu siguiente paso sea el preguntar al vendedor cuanta memoria tiene ese modelo en particular, qué tanto puede personalizarse según tus necesidades, qué programas incluye y otros detalles que te ayudaran a decidir la compra. Por otra parte, si encuentras una computadora sin marca reconocida — aunque esté a bajísimo precio — posiblemente tratarás de asegurarte primero de la reputación del fabricante. Preguntarías al vendedor la procedencia del producto, que trayectoria tiene el fabricante en el mercado, que tan confiable es, si otros consumidores han quedado satisfechos y muchas otras preguntas tranquilizantes acerca del nivel de satisfacción del cliente, las garantías y devoluciones que no aparecerían si estuvieses tratando con una entidad conocida o una marca bien establecida.

Vender un producto sin marca reconocida lleva mucho tiempo y paciencia. Es un método costoso para vender en un ambiente minorista y es casi imposible por internet. No hay manera de explicar sus ventajas, inspirar confianza, hacer contrapeso a la resistencia del consumidor o romper las barreras con los clientes.

Las marcas superan a las mercancías

En el mercado encuentras dos tipos de productos, los de marca y las mercancías ordinarias. Cuando hablamos de casos exitosos de comercio, no hay duda de que a las marcas les va mejor porque:

·          Las marcas son productos que se eligen por sus únicos y distintivos atributos. La gente compra marcas porque se identifican con ellas y confían en su distinción y su “promesa”. Los consumidores están dispuestos a gastar más tiempo y dinero con el fin de obtener las marcas en las cuales han depositado su confianza.

·          Las mercancías son productos fáciles de sustituir y difíciles de diferenciar. Son compradas simplemente porque sirven para algo. El aceite, el grano de café, la harina de trigo y la leche son mercancías. Los consumidores compran mercancías porque cumplen con los mínimos estándares de calidad y están disponibles cuando y donde se necesitan al precio más bajo posible.

Las marcas generan plusvalía

Las marcas preferidas y valoradas por los consumidores ofrecen una larga lista de beneficios empresariales que se traducen en mayores ventas, mayores márgenes de ganancia y valor. Considera estas ventajas de las marcas como prueba:

·          Los consumidores están dispuestos a pagar más por marcas reconocidas, porque creen que esas marcas les otorgan sobresalientes beneficios.

·          Los consumidores permanecen leales a las marcas, comprándolas más seguido en grandes volúmenes y sin la necesidad de promociones.

·          Los comerciantes minoristas le dan mayor visibilidad en los exhibidores a las marcas reconocidas porque saben que se venden más y eso resulta en mayores ganancias para su tienda.

·          Los propietarios de marcas no necesitan lanzar nuevas ofertas desde ceros. Pueden acrecentar su negocio al aprovechar la fuerza de sus marcas creando nuevos productos como extensión de estas. Un ejemplo de esto son los Doritos de Sabritas, en dado momento pueden crear un nuevo sabor para esa línea de producto sin generar una nueva identidad.

·          Al dueño de una marca le resulta más fácil atraer y retener buenos empleados porque los postulantes creen en la calidad del lugar de trabajo, basados en el conocimiento del calibre de la marca.

·          Los propietarios de marcas echan a andar mejores procedimientos administrativos porque alinean todas las decisiones con la misión, visión y valores que avalan la “promesa” de la marca.

·          El dueño de una marca también se beneficia de una mejor cuota de mercado, mayor respaldo financiero y un elevado valor de la compañía.

About these ads

Acerca de chazfomo


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: